Gobierno lamenta que “malas autoridades” de la UPEA mantengan el conflicto, cuando la mesa de diálogo está abierta

 

La Paz, 6 de julio (Prensa Palacio).- El Gobierno lamentó hoy que “malas autoridades y algunos dirigentes” mantengan el conflicto de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) y no escuchen a los padres de familia e incluso al pueblo alteño en su exigencia de que el alumnado retorne a clases.

 


“Nos preocupa la actitud del rector y de algunos dirigentes, básicamente de la Comisión de Negociación que en vez de velar por los estudiantes, escuchar el clamor de los padres, la solicitud inclusive de la ciudadanía alteña de que se retorne a clases. Insisten en mantener un conflicto que a esta altura ya no tiene razón de ser”, dijo hoy en declaraciones a la prensa el viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales Arturo Alessandri.

La autoridad agregó que solo queda al Gobierno confiar en que los estudiantes van a rebasar a “estas malas autoridades, a estos malos dirigentes” y exigió que de una vez por todas se retorne a clases.

La universidad de El Alto realiza movilizaciones desde mayo. Durante todo ese tiempo se suspendieron las actividades académicas y los tres estamentos optaron por realizar marchas de protesta, en principio en la urbe alteña y luego en La Paz. El martes durante una asamblea docente estudiantil en esa casa de estudios superiores, los estudiantes exigieron a gritos su retorno a clases.

Sin embargo, la dirigencia y las autoridades universitarias encabezados por el rector Ricardo Nogales determinaron continuar con las movilizaciones y no retomar las labores académicas.

El Viceministro también calificó como reprochable e ilegal el hecho de que los docentes de la UPEA, que no han trabajado más de 60 días tiempo en que se ha suscitado el conflicto, hayan cobrado sus sueldos.
“Nos indigna que docentes que no han trabajado más de dos meses, no lo han hecho en el mes de junio, tengan la predisposición por segundo mes de recibir su sueldo como si hubieran cumplido sus jornadas de trabajo, como si hubieran asistido a clases. Una actitud que no solamente es reprochable, sino abiertamente ilegal pues estamos hablando en definitiva de recursos públicos”, señaló.

Sobre las huelgas de hambre afirmó que sorprende al Gobierno, que a esta altura del tiempo en que tiene duración el conflicto, existan piquetes de ayuno voluntario, lo cual deslegitima una medida de lucha histórica con la que inclusive años atrás mujeres mineras recuperaron la democracia “de la que hoy día gozamos todos los bolivianos”.

“Y decimos deslegitimando porque en definitiva hemos perdido la absoluta fe de que éstas sean huelgas de hambre. Lo que está ocurriendo es que se ha optado por una huelga de hambre con postas, con rotación. Dos estudiantes entran y otros dos salen. No sabemos que llamarle a esa medida que se ha vuelto un show mediático que no tiene razón de ser”, sostuvo.

Con todo, Alessandri reiteró que el diálogo está abierto y existe la predisposición del Gobierno a continuar con las conversaciones, por eso corresponde a las autoridades de la UPEA volver a la mesa de negociaciones y “de una vez dar por superado este conflicto”.
;